Permanecer sentado es el tabaquismo del Siglo XXI

Por Denise González

Al igual que muchos de vosotros, hace algunos años yo también me encontré sentada frente al televisor por una cantidad enorme de horas, incluso después de haber pasado toda mi jornada laboral sentada en mi mesa frente a un ordenador. Yo también padecí de esa rigidez muscular, de dolor de rodillas y de espalda a mi muy corta edad, para los cuales buscaba una pastilla mágica que los pudiera remediar.

La vida moderna, se resume a un mínimo de 9 horas de trabajo en posición sedente si tienes un trabajo de oficina, sin contar los trayectos que realizamos ya sea en coche, en moto, en bus, metro o cualquier otro medio que te impida realizar una actividad. Además, a esto sumamos de 6 a 8 horas de sueño, y todas aquellas actividades sociales que te dejan pegado a una silla. Sentarse es algo bien visto en la vida moderna, y es algo “normal” pasar la mayor parte de nuestros días sentados.

Ahora bien, en los últimos años, ha habido un sinfín de estudios científicos y artículos que hablan acerca de lo negativo que es permanecer sentado. Las consecuencias del comportamiento sedentario han empezado a compararse con los daños que el cigarrillo causa en el cuerpo humano, es por eso que en algunos estudios y artículos, se le ha considerado al sedentarismo como el tabaquismo del siglo XXI.

¿Por qué permancer sentado es algo malo?

En el pasado, nuestros ancestros solían moverse de un lado a otro para cazar, recolectar, o simplemente para transportarse. El único medio que tenían para realizar sus actividades era su cuerpo.

El ser humano, fue diseñado para moverse, cuando esta meta no se cumple, comienzan a surgir otros problemas de salud.

El sedentarismo puede causar enfermedades crónicas; como enfermedades del corazón, diabetes y algunos tipos de cáncer. El sedentarismo también está asociado con algunas enfermedades mentales, como la depresión, la ansiedad o el estrés. La actividad física promueve todo tipo de cambios en el cerebro, incluido el crecimiento neuronal, la reducción de la inflamación, y crea nuevos patrones de actividad cerebral que provocan sentimientos de calma y bienestar.

Según una investigación realizada por el gobierno de Victoria en Australia, la inactividad física podría prevenir más de tres millones de muertes en todo el mundo cada año, esta cantidad representa el 6% de todas las muertes. El sedentarismo es la cuarta causa de muerte por enfermedades no transmisibles.

La inactividad física es una pandemia global que causa no solo morbilidad y mortalidad, sino también una gran carga económica en todo el mundo. De acuerdo al estudio “The economic burden of physical inactivity: a global analysis of major non-communicable diseases” la inactividad física costó $58.8 billones de dólares a los sistemas de salud de todo el mundo en el 2013, de los cuales más de $31 billones fueron pagados por la salud pública.

¿Cómo puedo mejorar?

Después de toda esta información quizás vayas a querer salir corriendo para compensar todas esas horas que has pasado sentado a lo largo de tu vida, lo principal es estar consiente sobre los beneficios que obtendrás si te mantienes activo. Mantén un calendario que te permita realizar al menos 30 minutos de actividad física moderada o vigorosa diariamente. Ir al gimnasio o asistir a clases dirigidas por supuesto que ayuda, pero si no tienes el tiempo suficiente esta no es la única opción.

Crea estrategias de cambio de comportamiento para mantenerte activo, toma la bici por un día, pasea al perro, realiza actividades con tus hijos o nietos, baja y sube las escaleras. Descárgate una aplicación que te ayude a contar los pasos que das durante el dia, esta última te motivará a seguir ejercitándote hasta cumplir los 10,000 pasos diarios.

Trabaja desde una mesa alta y motiva a tus compañeros de trabajo a llevar a cabo las reuniones de pie, o bien propón que se realicen actividades dirigidas dentro de la oficina. Según un estudio realizado por la Universidad de Chester, trabajar de pie por 3 horas al día, es equivalente a correr 10 maratones al año.

Estar consiente sobre los beneficios que ejercitarte te brinda, te motivará a moverte aún más.

“Este artículo fue escrito de pie desde una mesa alta”.

¿BUSCAS UN PROGRAMA A MEDIDA PARA TU EMPRESA?

CONTÁCTANOS