LOS BENEFICIOS FARMACOLÓGICOS DEL EJERCICIO FÍSICO

Articulo basado en la reseña “Exercise acts as a drug; the pharmacological benefits of exercise” publicado por el “British Journal of pharmacology”

La hipótesis de que la actividad física promueve la salud y la longevidad no es novedad. Ya en el año 2500 a.C. en la antigua China, se encontraron registros de ejercicios realizados para la promoción de la salud. En la época grecorromana, hace 2500 años, Hipócrates y más tarde Galeno reconocieron la necesidad de promover y prescribir ejercicio para obtener beneficios relacionados con la salud, y la necesidad de proporcionar atención médica general para el deporte individual.

Sobre esto, el filósofo Platón dijo: «La falta de actividad destruye el buen estado de cada ser humano, mientras que el movimiento y el ejercicio físico metódico lo guardan y lo preservan».

El ejercicio es beneficioso para la salud

Los primeros estudios que demostraron una relación significativa entre la actividad física y la salud fueron los realizados en Londres a principios de la década de 1950. Se encontró que los conductores de autobuses de Londres tenían el 73% de probabilidad de tener la enfermedad coronaria del corazón. Posteriormente se hizo un estudio comparativo entre los carteros de Londres y los empleados postales que se encontraban en oficinas (menos activos), y se encontraron los mismos hallazgos.

Los beneficios de la actividad física son evidentes, no solo en personas sanas sino también en pacientes. Los ensayos observacionales y aleatorios han demostrado que la actividad física regular contribuye al tratamiento de varias enfermedades crónicas. Existe evidencia para prescribir ejercicio en la prevención primaria y secundaria de enfermedades pulmonares y cardiovasculares tales como, la enfermedad coronaria del corazón, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, hipertensión, claudicación intermitente. En los trastornos metabólicos tales como la diabetes tipo 2, dislipidemia, obesidad, resistencia a la insulina. En las enfermedades musculares, óseas y articulares como la artritis reumatoide, fibromialgia, síndrome de fatiga crónica, osteoporosis, cáncer, y depresión.

Incluso cuando el ejercicio es un agente terapéutico efectivo para todas estas enfermedades, como con cualquier otro medicamento, la dosis (es decir, el volumen e intensidad del ejercicio), la frecuencia, el tipo de ejercicio (ya sea aeróbico o de resistencia), los efectos psicoactivos, las contraindicaciones y los efectos secundarios deben tenerse en cuenta para lograr el mejor resultado clínico.

Dosis de Ejercicio Físico

Se ha demostrado que hacer ejercicio incluso al 50% de los niveles recomendados de 150 minutos semanales, parece suficiente para proporcionar alguna mejora en el estado físico. Sin embargo, con esta dosis baja de ejercicio, los factores de riesgo cardiovascular como la presión arterial, perfil de lípidos y peso, no mejoran. De hecho, para muchas personas, 60 minutos de actividad física diaria son más apropiados si el objetivo principal es el control del peso. Por lo tanto, las relaciones dosis-respuesta entre la actividad física y los diferentes resultados de salud son diferentes dependiendo de la enfermedad.

El ejercicio es tan beneficioso para la salud que debe considerarse como un medicamento. Pero como para cualquier otro medicamento, la dosificación es muy importante. De lo contrario, pueden ocurrir efectos secundarios desfavorables.

El ejercicio como medicamento psicotrópico

Algunos de los efectos favorables del ejercicio se aplican a la población general. Entre estos destacan su papel en la prevención de muchas enfermedades y en la promoción de una longevidad saludable. El ejercicio también puede considerarse como un tratamiento de enfermedades comunes como depresión, diabetes o enfermedades cardiovasculares.

A pesar de la clara evidencia que muestra la poderosa influencia del ejercicio en la salud, la inactividad física sigue siendo un problema urgente de salud pública. La tecnología y los incentivos económicos tienden a desalentar la actividad: la tecnología al reducir la energía necesaria para las actividades de la vida diaria y la economía al pagar más por el trabajo sedentario que por el trabajo físicamente activo.

¿BUSCAS UN PROGRAMA DE EJERCICIO A MEDIDA?

CONTÁCTANOS