Realizar actividad física regular como caminar, correr o nadar, produce cambios cardiovasculares que aumentan la capacidad de resistencia y fuerza de los músculos. La actividad física habitual también previene el desarrollo de la Enfermedad Coronaria y reduce los síntomas en pacientes con Enfermedades Cardiovasculares.

Previniendo el riesgo cardiovascular

De acuerdo a un Comunicado Científico, publicado por la American Heart Association (Asociación Americana del Corazón) realizar actividad física regular como caminar, correr o nadar, produce cambios cardiovasculares que aumentan la capacidad de resistencia y fuerza de los músculos. La actividad física habitual también previene el desarrollo de la Enfermedad Coronaria y reduce los síntomas en pacientes con Enfermedades Cardiovasculares. Existe evidencia científica de que el ejercicio reduce el riesgo de otras enfermedades crónicas, incluyendo diabetes tipo 2, osteoporosis, obesidad, depresión, cáncer de mama y colon.

Según este mismo documento, la actividad física previene y ayuda a tratar muchos factores de riesgo ateroscleróticos, como la presión arterial elevada, la resistencia a la insulina e intolerancia a la glucosa; las elevadas concentraciones de triglicéridos, concentraciones bajas de colesterol de lipoproteínas de alta densidad y la obesidad.

La evidencia respalda la recomendación de Centers for Disease Control and Prevention (Centros de Control y Prevención de Enfermedades) y del American College of Sports Medicine (Colegio Americano de Medicina del Deporte) de realizar 30 minutos o más de Actividad Física.

Los profesionales de la salud deben prescribir programas de actividad física e ir aumentando progresivamente la actividad según lo tolerado.

Realiza estos 4 ejercicios para prevenir el Riesgo Cardiovascular

Objetivo: Test de caminar 6 minutos

Descripción: El Test de la marcha de 6 minutos es una prueba funcional cardiorrespiratoria consistente en medir la distancia máxima que puede recorrer un sujeto durante 6 minutos. Se necesita un espacio llano, de unos 25-30 m. y libre de obstáculos por el que andar haciendo el recorrido de ida y vuelta. Pon marcas cada 3 m. Anda durante 6 minutos y calcula la distancia recorrida.

Objetivo: Fortalecer las piernas

Descripción: Separe sus pies cuanto le sea posible uno delante del otro. Baje manteniendo la columna vertical en todo momento y doblando ambas rodillas como si fuera a poner su rodilla en el suelo. El talón del pie trasero no debe apoyarse en el suelo. Puede apoyarse si lo necesita.

Objetivo: Combinación cardio

Descripción: Inicie el movimiento con los pies juntos y brazos extendidos a ambos lados a altura de los hombros. Doble la rodilla derecha y lleve el talón derecho a la nalga. Mantenga los brazos a los lados y doble los codos. Vuelva a la posición inicial y repita con la otra pierna. Mantenga un ritmo constante que sea alto pero sin llegar a extenuarle.

Objetivo: Andar en el sitio con mancuernas

Descripción: Utilice un par de mancuernas o objetos que pesen (botellas de agua). Flexione el brazo derecho y la pierna opuesta despegando el talón. A continuación realice el mismo movimiento pero cambiando de brazo y de pierna. Mantenga una cadencia alta. Si quiere añadir intensidad lleve las rodilla más arriba y añada algo de peso a las mancuernas.

Realice los ejercicios en la medida que le sea posible sin llegar a la extenuación ni a sentir dolor. A medida que se acostumbre a los ejercicios vaya aumentando la cantidad y la intensidad de forma progresiva. Consulte inmediatamente a su médico si se siente indispuesto o percibe cualquier signo o síntoma fuera de lo normal. Realice Actividad Física adaptada a su capacidad varias veces por semana, y siempre que sea posible bajo la supervisión de un especialista en Actividad Física.

Descarga los ejercicios en PDF

¿Te gustó? Compártelo en tus redes