Según el Informe de Personas Mayores del Imserso del 2014. En España, un 75% de la población mayor de 65 años con discapacidad, cuenta con algún tipo de ayuda para desenvolverse en su vida diaria. La mayoría de estos cuidadores son especialmente familiares.

Los Cuidadores de Personas Mayores también deben realizar Actividad Física

5 de Noviembre: Día del Cuidador

Por Denise González
Según el Informe de Personas Mayores del Imserso del 2014. En España, un 75% de la población mayor de 65 años con discapacidad, cuenta con algún tipo de ayuda para desenvolverse en su vida diaria. La mayoría de estos cuidadores son especialmente familiares.

Según la Alianza Americana de Familiares Cuidadores, la salud psicológica del cuidador se ve negativamente afectada. Los niveles más altos de estrés, ansiedad, depresión y otros efectos de salud mental son comunes entre los miembros de la familia que cuidan a un familiar mayor.

Las estimaciones muestran que entre el 40 y el 70% de los cuidadores tienen síntomas clínicamente significativos de depresión, y esta aumenta a medida que disminuye el estado funcional de la persona cuidada. Por lo tanto, se atribuyen niveles más altos de depresión clínica a las personas que atienden a individuos con demencia. Los estudios demuestran que del 30 al 40% de los cuidadores de personas con demencia sufren de depresión y estrés emocional. Los cuidadores deprimidos tienen más probabilidades de tener trastornos de ansiedad coexistentes, abuso o dependencia de sustancias y enfermedades crónicas.

Los altos síntomas depresivos y los problemas de salud mental entre los cuidadores, combinados con la tensión física de cuidar a alguien que no puede realizar actividades de la vida diaria, ponen a muchos cuidadores en grave riesgo de salud física. De hecho, el impacto de brindar atención puede conducir a mayores necesidades de atención médica para el cuidador.

Según el estudio: Los beneficios del ejercicio para los pacientes clínicamente depresivos realizado por la Escuela de Medicina de la Universidad de Boston, menciona que desde principios de la década de 1900, los investigadores se han interesado en la asociación entre el ejercicio y la depresión, mencionando que la participación en el ejercicio estructurado se ha mostrado prometedora para aliviar los síntomas de la depresión clínica. El ejercicio de intensidad moderada puede ser beneficioso para la depresión y da como resultado un estado de ánimo más feliz.

¿Te gustó? Compártelo en tus redes