La aptitud aeróbica parece alterar el funcionamiento interno de las células de manera que puede disminuir sustancialmente el riesgo de cáncer de mama.

El ejercicio puede disminuir el riesgo de sufrir cáncer de mama

19 de Octubre: Día Mundial contra el Cáncer de Mama

Reportaje extraído del The New York Times 
Por Denise González
La aptitud aeróbica parece alterar el funcionamiento interno de las células de manera que puede disminuir sustancialmente el riesgo de cáncer de mama.

Un nuevo estudio con ratas hembra encontró que aquellos que estaban más en forma tenían muchas menos probabilidades que otros animales de desarrollar cáncer después de la exposición a un carcinógeno conocido. Inclusive si no hacían ejercicio.

La mayoría de nosotros probablemente pensamos que la aptitud cardiovascular, que en términos amplios y científicos es la capacidad de obtener oxígeno y energía para los músculos, se construye con ejercicio diligente, y que cuanto más trabajemos, más en forma estaremos. Pero solo estaríamos aproximadamente a la mitad. Un gran porcentaje de nuestra aptitud aeróbica según algunos estudios, es congénita. Este nivel de aptitud genéticamente determinado varía ampliamente de una familia a otra y de una persona a otra. El ejercicio puede aumentarlo, mientras que evitar el movimiento y aumentar de peso puede reducirlo, pero la base de la persona, la aptitud genética es suya desde el nacimiento.

Para el nuevo estudio, publicado en julio en Carcinogenesis, los investigadores optaron por enfocarse en el cáncer de mama. Los estudios epidemiológicos han demostrado que estar físicamente en forma se asocia con un menor riesgo para la enfermedad.

En los últimos años, los científicos se han interesado en cómo nuestro estado físico congénito puede afectar nuestra salud general. Muchos estudios han establecido que las personas con un buen estado físico tienen un menor riesgo para una amplia gama de enfermedades, incluidos muchos tipos de cáncer.

Para el nuevo estudio, publicado en julio en Carcinogenesis, los investigadores optaron por enfocarse en el cáncer de mama. Los estudios epidemiológicos han demostrado que estar físicamente en forma se asocia con un menor riesgo para la enfermedad.

Debido a que querían examinar el papel de la aptitud congénita en la enfermedad, los científicos recurrieron a una famosa cepa de ratas criadas en la Universidad de Michigan. A lo largo de múltiples generaciones, estas ratas fueron probadas en cintas de correr. Aquellos que corrían más lejos antes de cansarse fueron posteriormente apareados entre sí, mientras que los que se cansaban más temprano también fueron apareados. Los cachorros de ambos grupos mostraron una gran diferencia en la aptitud congénita.

Los investigadores utilizaron cachorros nacidos de madres con notablemente alta o baja capacidad aeróbica. Estos animales jóvenes no fueron ejercitados, por lo que su aptitud dependía casi exclusivamente de su genética.

Antes de que los cachorros llegaran a la pubertad, fueron expuestos a un químico que se sabe que es un potente desencadenante del cáncer de mama. Los investigadores luego los revisaron con frecuencia para detectar tumores palpables durante la edad adulta. También observaron, después de la muerte de los animales, signos de neoplasias que habían sido demasiado pequeñas para sentir y examinaron microscópicamente las células de los senos en busca de varios marcadores de salud celular.

Las diferencias entre los animales con alta y baja condición física resultaron sorprendentes. Las ratas con baja aptitud física tenían aproximadamente cuatro veces más probabilidades de desarrollar cáncer de mama que las ratas con buena condición física, y mostraron más tumores una vez que comenzó la enfermedad. También tendían a contraer la enfermedad más temprano y continuar desarrollando tumores más tarde en la vida en comparación con las ratas que genéticamente estaban altamente en forma.

Los contrastes entre los dos tipos de ratas continuaron en el interior de sus células. Los investigadores encontraron relaciones casi invertidas en cómo funcionaban ciertos aspectos de las células, y en particular, en la operación de lo que se conoce como  la proteína diana de rapamicina en mamíferos (mTOR). La red de mTOR es un grupo de proteínas interrelacionadas dentro de una célula que detecta cuánta energía está disponible, dependiendo de los niveles de oxígeno y otros factores, y le informa a la célula si hay suficiente energía para dividir y replicar.

Las ratas con buena condición física mostraron que las redes mTOR típicamente producían señales bioquímicas que indicaban a las células que evitaran dividirse mucho, mientras que en las ratas con baja condición física, las redes mTOR bombearon mensajes que generalmente promovían la división celular. La división celular sin control es un sello distintivo del cáncer.

El estudio subraya “los efectos omnipresentes” del estado físico sobre la salud corporal. Incluso sin ejercicio, los cachorros nacidos con una buena forma física fueron notablemente resistentes al cáncer de mama en este estudio, y mostraron una función celular bien definida.

La mayoría de nosotros es probable que podamos elevar nuestra capacidad física congénita particular con el ejercicio.

¿Te gustó? Compártelo en tus redes