Realizar actividad física grupal además de proporcionarles forma física, también les aporta un refuerzo psicosocial al proporcionar apoyo grupal, basado en la relación interpersonal con otras cuidadoras con problemáticas similares. 

El cuidador también necesita ser cuidado

Por Denise González

Cuando Myriam se enteró que su madre sufría de Alzheimer, supo que estaría con ella hasta el final de su padecimiento. No sabía siquiera que la profesión de cuidador existiera, lo hizo voluntariamente porque su madre lo necesitaba. Vio como poco a poco la enfermedad iba consumiendo la energía de esa mujer que la había criado.

Myriam, se convirtió en doctora, enfermera, psicóloga, fisioterapeuta, bioanalista, nutricionista, inventora, animadora, cantante, narradora, estilista y en un sinfín de profesiones más que el cuidador debe ejercer. Le ponía canciones, bailaba y le hacía bromas mientras su madre movía los pies al compás de la música. Ella cuidadora de día, su hermano cuidador de noche y de domingos, su madre se convirtió en todo su mundo por cuatro largos años. Ella dejó su trabajo, su vida, su salud, sus amistades. Le era imposible desprenderse de su madre. Un día antes de que falleciera ella le dijo, “Nunca te vamos a abandonar, mientras estés aquí siempre te cuidaremos”.

Como Myriam, en España según datos del INE existen 2.67 millones de personas que se ocupan de familiares o amigos mayores de 15 años que necesitan de cuidados. Sin embargo el agotamiento físico y mental que puede llevar a producir el estar a cargo de otra persona puede derivar en un descuido de la salud emocional y física del cuidador.

La salud del cuidador es muy importante, ya que de esta depende la capacidad para desempeñar su papel. Partiendo de este punto se hace necesario crear estrategias que ayuden al cuidador a mejorar su autocuidado.

La Universidad de Granada, realizó un estudio sobre la importancia del ejercicio físico controlado en cuidadoras familiares de ancianos dependientes. La práctica de actividad física, produce una sensación acentuada de control sobre sí mismo y de las funciones corporales, lo que genera una mejor percepción del estado general de bienestar. En este estudio las cuidadoras que participaron en el programa de ejercicio físico mejoraron significativamente la percepción de su estado de salud respecto al comienzo del estudio y en comparación a las cuidadoras del grupo control que no participaron en el programa.

Este estudio llegó a la conclusión que el ejercicio físico representa una estrategia importante para minimizar el nivel de sobrecarga, contribuyendo a mejorar el estado de bienestar y la calidad de vida de las cuidadoras. Realizar actividad física grupal además de proporcionarles forma física, también les aporta un refuerzo psicosocial al proporcionar apoyo grupal, basado en la relación interpersonal con otras cuidadoras con problemáticas similares. Todo ello favorece el intercambio de experiencias y contribuye a un mejor afrontamiento de la situación, contribuyendo a mejorar la satisfacción y autopercepción de la salud general en las mujeres cuidadoras.

Cada año el 5 de noviembre se celebra el Día del Cuidador para dar honor a aquellos que de manera formal o informalmente, dedican su vida a cuidar de las personas o seres queridos que lo necesitan.

Artículo recomendado: Infografía: Ejercicios para cuidadores de personas mayores

¿Te gustó? Compártelo en tus redes