De acuerdo a la Fundació Ictus, un ictus es una enfermedad ocasionada por una alteración repentina de la circulación de la sangre en el cerebro. Esta alteración consiste en el taponamiento o rotura de una arteria, 

Por Ferran López

Ejercicios para pacientes que han sufrido un Ictus

De acuerdo a la Fundació Ictus, un ictus es una enfermedad ocasionada por una alteración repentina de la circulación de la sangre en el cerebro. Esta alteración consiste en el taponamiento o rotura de una arteria, provocando que no llegue sangre a una parte del cerebro o o inundandolo de sangre. Eso hace que las células cerebrales mueran.

Desde la Fundación Siel Bleu promovemos la Actividad Física en personas que han sufrido un Ictus y compartimos 4 ejercicios que pueden realizar.

Objetivo: Movilidad de brazos

DescripciónCoja un pañuelo, trapo o similar, por una de sus esquinas. Enróllelo en su brazo hasta llegar al final y vuelva a desenrollarlo hasta llegar a la posición inicial. A medida que enrolla el pañuelo vaya ascendiendo por su brazo hasta donde le sea posible. Si no tiene movilidad suficiente, realice solo de un lado.

Objetivo: Fortalecer las piernas y Control Motor

DescripciónSiéntese en una silla sin apoyar la espalda. Levante una rodilla y manténgala lo más alto posible durante 5 segundos. No podrá apoyar la espalda en ningún momento y esta debe mantenerse erguida. Alterne entre lado afectado y no afectado en cada repetición hasta completarlas.

Objetivo: Estiramiento y Control Motor

DescripciónSiéntese en una silla y mantenga sus brazos lo más arriba que le sea posible. Puede cruzar sus dedos o sujetar un objeto si quiere aumentar la intensidad. Lleve su cuerpo hacia adelante manteniendo las manos arriba. Mantenga la posición y no bloquee la respiración. Descanse entre repeticiones.

Objetivo: Equilibrio y Movilidad de las Piernas

DescripciónSuba una rodilla e intente superar el obstáculo desplazándose hacia un lado. Adapte la altura y anchura del obstáculo a sus capacidades. Procure realizar el movimiento lo más amplio que pueda y de disponer de algún apoyo en caso de que lo requiera.

Realice los ejercicios en la medida que le sea posible sin llegar a la extenuación ni a sentir dolor. A medida que se acostumbre a los ejercicios vaya aumentando la cantidad y la intensidad de forma progresiva. Consulte inmediatamente a su médico si se siente indispuesto o percibe cualquier signo o síntoma fuera de lo normal. Realice Actividad Física adaptada a su capacidad varias veces por semana, y siempre que sea posible bajo la supervisión de un especialista en Actividad Física.

Descarga los ejercicios en PDF

¿Te gustó? Compártelo en tus redes