Según la Fundación Nacional del Parkinson en Estados Unidos, el ejercicio es más que saludable para las personas que padecen Parkinson, es un componente vital para mantener el equilibrio, 

Ejercicios para pacientes con Parkinson

Ejercitate Diariamente

Según la Fundación Nacional del Parkinson en Estados Unidos, el ejercicio es más que saludable para las personas que padecen Parkinson. Es un componente vital para mantener el equilibrio, la movilidad y la capacidad de realizar actividades de la vida diaria.
Objetivo: Fortalecer las piernas y mantener el equilibrio

DescripciónMantenga el equilibrio sobre una sola pierna. Puede usar un punto de apoyo si lo necesita (p.ej. una silla). Descienda lentamente cuanto le sea posible manteniendo siempre el equilibrio y con la espalda recta. Vaya alternando la pierna de apoyo en cada repetición.

Objetivo: Amplitud articular hombros y dorsal

DescripciónCoja un palo (p.ej. el palo de la escoba) e intente pasarlo de un lado al otro de su cuerpo por detrás de su cabeza. Mantenga sus cervicales alineadas en todo momento con el resto de su columna, sin desplazar su cabeza hacia adelante. Si la movilidad de sus hombros es limitada, puede pasar el palo por encima de su cabeza.

Objetivo: Mejorar el equilibrio y estiramiento de isquios

DescripciónSitúese frente a una pared, a una distancia tal que al extender sus brazos e inclinarse hacia adelante pueda tocar la pared. Sólo con el apoyo de un pie, intente colocar el resto de su cuerpo lo más horizontal posible (brazos, tronco y pierna libre) y mantenerse en esa posición. Apoye sus manos sólo cuando sea imprescindible.

Objetivo: Amplitud articular hombros y dorsal

DescripciónTúmbese sobre su espalda en una colchoneta o esterilla de yoga. Repose sus pantorrillas sobre una silla de manera que sus caderas y rodillas queden en ángulo recto. Apoye sus codos a los lados doblados también en ángulo recto, y vaya acercando sus manos al suelo tanto como le sea posible. Mantenga la posición.

Realice los ejercicios en la medida que le sea posible sin llegar a la extenuación ni a sentir dolor. A medida que se acostumbre a los ejercicios vaya aumentando la cantidad y la intensidad de forma progresiva. Consulte inmediatamente a su médico si se siente indispuesto o percibe cualquier signo o síntoma fuera de lo normal. Realice Actividad Física adaptada a su capacidad varias veces por semana, y siempre que sea posible bajo la supervisión de un especialista en Actividad Física.

Descarga los ejercicios en PDF

¿Te gustó? Compártelo en tus redes