La Esclerosis Múltiple es una enfermedad crónica del Sistema Nervioso Central, que puede provocar fatiga, problemas de control neuromotor, alteración de la percepción sensorial y temblores entre otros síntomas.

Ejercicios para pacientes con Esclerosis Múltiple

Ejercitate Diariamente

La Esclerosis Múltiple es una enfermedad crónica del Sistema Nervioso Central, que puede provocar fatiga, problemas de control neuromotor, alteración de la percepción sensorial y temblores entre otros síntomas. Afecta a personas de todo el mundo, es altamente incapacitante y no hay disponible ninguna cura actualmente.

Existen tratamientos que tienen un efecto positivo para frenar el avance y la gravedad de los efectos de la enfermedad, entre ellos la actividad física adaptada destinada a mantener la capacidad funcional.

Objetivo: Mejorar la coordinación

DescripciónSiéntese en una silla con los pies apoyados en el suelo. Levante la punta de un pie y el talón del pie contrario. Deberá mover ambos pies a la vez de manera que intercambien sus posiciones. Colóquese frente al espejo para comprobar que lo está haciendo correctamente. Hágalo lo más rápido que le sea posible.

Objetivo: Mejorar el equilibrio

DescripciónSitúese cerca de algún punto de apoyo firme al que se pueda agarrar cuando lo necesite. Levante un pie del suelo y gire su cuerpo lentamente hacia un lado y hacia el otro. Si no es capaz, puede empezar apoyando ambos pies en el suelo en línea recta uno delante del otro.

Objetivo: Fortalecer la cadena posterior

DescripciónTúmbese bocarriba sobre una colchoneta y sitúe una silla de manera que pueda alcanzar el asiento con sus pies. Ejerciendo fuerza con los talones contra la silla, intente elevar su espalda del suelo sin arquearla. Si no tiene fuerza suficiente, hágalo apoyando las plantas de los pies en el suelo.

Objetivo: Amplitud de movimiento y mejorar el equilibrio

DescripciónColoque una silla frente a usted. Apoye una mano firmemente en ella y vaya elevando la pierna contraria completamente extendida. La espalda debe mantenerse erguida en todo momento. Lleve la pierna tan alto como le sea posible. Puede complicar el ejercicio quitando el apoyo de la mano.

Realice los ejercicios en la medida que le sea posible sin llegar a la extenuación ni a sentir dolor. A medida que se acostumbre a los ejercicios vaya aumentando la cantidad y la intensidad de forma progresiva. Consulte inmediatamente a su médico si se siente indispuesto o percibe cualquier signo o síntoma fuera de lo normal. Realice Actividad Física adaptada a su capacidad varias veces por semana, y siempre que sea posible bajo la supervisión de un especialista en Actividad Física.

Descarga los ejercicios en PDF

Articulo recomendado: La Esclerosis Múltiple y el ejercicio

¿Te gustó? Compártelo en tus redes