Existen muchas teorías y estudios sobre como el ejercicio físico puede reducir la probabilidad en personas mayores de padecer Alzheimer. En el año 2014 un estudio publicado por Frontiers in Aging Neuroscience, examinó el impacto de la Actividad Física en personas entre 65 y 89 años, en donde muchos de ellos tenían historial de Alzheimer.